Categorías
Metaverso

El Sol Rojo

La palabra metaverso no ha sido recientemente inventada por Mark Zuckerberg como algunos medios se están empeñando en colar, no sabemos si por ignorancia o por otra razón, sino acuñada por Neal Stephenson en su novela Snow Crash, publicada en 1992. Ha llovido mucho desde entonces, prácticamente la vida entera de eso que llamamos hoy con toda familiaridad «la Web».

Precisamente es en este libro en el que se nos presenta uno de los espacios (¿virtuales?, ¿digitales?) más famosos del género cyberpunk, el club Sol Negro, centro social principalísimo en el metaverso para el protagonista, Hiro Protagonist.

El metaverso no será construido por una sola empresa, ni siquiera controlado por un reducido número de gigantes tecnológicos o un puñado de estados. El metaverso será la unión de una pléyade de mundos virtuales interconectados e interoperables, que la gente podrá usar a su antojo y en el que coexistirá contenido, espacios y actividades creadas por todos, por cualquiera que quiera compartir con otras personas experiencias y creatividad.

Como homenaje a ese Sol Negro de Stephenson, y como bandera frente a la creación de «metaversos cerrados», dejamos aquí nuestras ideas y nuestro Sol Rojo.


Hiro sale, de regreso al Sol Negro.

Hay un tío dando vueltas por el Cuadrante Hacker que realmente llama la atención. Su avatar no es ninguna maravilla, y además le está costando controlarlo. Parece alguien que se haya enchufado en el Metaverso por primera vez y no sepa como desenvolverse. Choca con las mesas, y cuando quiere volverse da varias vueltas, como si no supiera como detenerse.

Hiro camina hacia él, porque la cara le resulta familiar. Cuando el tío se detiene el tiempo suficiente para que Hiro pueda verlo con claridad, reconoce el avatar. Es un Clint. Suelen ir en compañía de una Brandy.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad